Inicio arrow Categorización
Thursday, 22 de June de 2017
 
 
Categorización de Establecimientos de Salud Imprimir E-Mail


Para llevar a cabo el procedimiento de Categorización, SACAS emplea el modelo desarrollado por el Dr. Camilo Marracino y colaboradores desde 1987, en la Confederación Argentina de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (CONFECLISA), por ser el más práctico y de aplicación más sencilla entre los existentes, a efectos definir la capacidad resolutiva de cada establecimiento y determinar criterios de derivación.

El método proporciona una clasificación de los nosocomios, con el fin de estratificar la oferta de servicios. El objetivo principal es establecer redes de derivación, a fin de que cada paciente sea atendido por la institución con la capacidad resolutiva más adecuada para atender su problema. El criterio trazador que se emplea para diferenciar las categorías entre sí, es el riesgo vital de los pacientes y el originado por los procedimientos que se le efectúen. No se emplea ahora el de complejidad tecnológica, ya que no siempre ésta implica un mayor riesgo vital. Por el contrario, los adelantos tecnológicos han reducido significativamente los riesgos, como en las cirugías endoscópicas, por ejemplo.

Debe recordarse que en algunas Provincias los procedimientos de categorización son aplicados por las autoridades sanitarias, mediante leyes relacionadas con las habilitaciones. También a nivel nacional, el propio Ministerio de Salud anticipó su propósito de llevarla a cabo, y publicó normas con esa finalidad, pero para ser aplicadas requieren un convenio de adhesión con cada Provincia. Por otra parte, diversas organizaciones no estatales, que agrupan a prestadores privados, han encarado programas de Categorización, para clasificar a sus establecimientos asociados.

La Categorización de establecimientos que utiliza SACAS se puede complementar con criterios operativos para la categorización de prácticas, que es un instrumento destinado a ordenar las prácticas y prestaciones -principalmente quirúrgicas- según el riesgo que implica su realización o el inherente al propio paciente. Se utiliza un conjunto de intervenciones quirúrgicas, codificadas según el Nomenclador Nacional, relacionándolas con criterios de riesgo. A su vez, también define los criterios que diferencian los riesgos provenientes del estado del paciente y que condicionan las situaciones que deben ser consideradas en la realización de las prácticas y prestaciones.

Se presentan a continuación las diferentes categorías de establecimientos previstas en el Programa y la denominación que describe a cada una:

Clasificación Categoría
1. Establecimiento sin internación- Consultorio- Policonsultorio- Establecimiento asistencial ambulatorio I, II y III
2. Establecimientos con internación- Establecimiento en aislamiento geográfico- Establecimiento urbano sin UTI- Establecimiento urbano con UTI- Establecimiento urbano con UTI y de alta complejidad IV, V,VI y VII.

Las evaluaciones se llevan a cabo mediante expertos especialmente adiestrados y en base a formularios de diseño sencillo, que permiten relevar en terreno las características principales de cada nosocomio, con el fin de definir las pautas fronterizas, que permiten separar una categoría de otra. Se procura evitar la descripción de modelos ideales, que enumeren los elementos que debería tener cada categoría, tal como ha ocurrido en diversas jurisdicciones con normas legislativas de habilitación categorizante. De este modo, se dispone de un instrumento de bajo costo, que proporciona criterios prácticos para la toma cotidiana de decisiones, por parte de entidades gerenciadoras o financiadoras: a) determinar vías de derivación de riesgo vital creciente, y b) autorizar prácticas de diagnóstico e intervenciones quirúrgicas en instituciones que reúnen condiciones adecuadas. Los gastos que demanda el estudio se ajustan a cada caso, según la distribución geográfica de los establecimientos a categorizar y el personal que deba asignarse a las tareas.

Cabe destacar que el instrumento que este trabajo proporciona, no tiene otro carácter que el de aportar algunos criterios técnicos -destinados a apoyar y fortalecer las decisiones de la institución- que no reemplazan a los conocimientos técnicos y prácticos de los funcionarios encargados de aplicarlos. SACAS, en tanto sociedad científica y no teniendo injerencia en la faz ejecutiva de la entidad asesorada, no asume responsabilidades respecto a las consecuencias de las decisiones que adopte, aunque estén supuestamente fundadas en los criterios aportados por este estudio. En caso que la legislación de la jurisdicción, en la que están emplazados los establecimientos a evaluar, tenga pautas preestablecidas en materia de Categorización, se procura compatibilizar las categorías con las normas vigentes.

SACAS ha categorizado prestadores de varias Obras Sociales provinciales y , el mismo método, fue aplicado en 1300 establecimientos privados de todo el país, entre fines de los años '80 y principios de los '90.

Si desea ampliar detalles, sugerimos la lectura del texto "Acreditación y Categorización de los Servicios de Salud"

 
 
Top!
Top!